Ciclo “La guerra de las galaxias” (Parte 5)

Crítica de “Star wars. Episodio III: La venganza de los Sith”

 

 

LO MEJOR

1º.- Ewan McGregor entregó aquí la mejor actuación de toda la trilogía.

2º.- Ian McDiarmid como Palpatine.

3º.- La voz de Frank Oz como Yoda.

4º.- El diseño de las naves es el más atractivo de esta trilogía.

5º.- Los decorados.

6º.- Los duelos de sables-láser son numerosos y espectaculares.

7º.- La transición de una democracia a una dictadura sí resulta en este contexto creíble.

8º.- El diseño del general Grievous.

9º.- La partitura de John Williams.

10º.- La animación del Yoda digital está más lograda que en la entrega anterior.

11º.- La espectacular secuencia del inicio del filme, de lo poco que aguantó bien el paso del tiempo.

12º.- El montaje de la secuencia de la caída del Consejo Jedi.

13º.- Aunque los duelos Palpatine-Yoda y Anakin-Obi-Wan estén montados en paralelo, son emocionantes y fáciles de seguir, no como el clímax de “La amenaza fantasma”, porque en aquella teníamos:

a) La batalla entre los Gungans y los droides de la Federación.

b) El asalto al Palacio de Naboo.

c) La batalla de las naves.

d) El duelo de los Jedi contra Darth Maul.

Como fue mucha información y también estaban montados en paralelo, no podías disfrutarlo tan bien.

14º.- Los efectos sonoros.

15º.- Los efectos visuales, aunque no todos aguantaron bien el paso del tiempo.

16º.- Aquí encontramos más escenarios construidos que en las dos entregas anteriores.

17º.- La excelente voz que le otorgó el actor Matthew Wood a Grievous.

 

EN TÉRMINO MEDIO

1º.- Jimmy Smits como el Senador Bail Organa.

2º.- Natalie Portman como Padmé. Su trabajo es soportable, pero el problema es que no hace gran cosa aquí.

3º.- Silas Carson como el virrey Nute Gunray.

 

LO PEOR

1º.- Tras haber sido visionadas las películas de la trilogía original, “La venganza de los Sith” (2005) termina siendo predecible.

2º.- Los midiclorianos vuelven a ser nombrados, echando por tierra el carácter mágico y místico de la Fuerza y haciendo menos creíble el motivo de Anakin para convertirse al lado oscuro.

3º.- La cinta sólo rescata los aspectos de las aventuras de capa y espada, y del cine de samuráis, pero el resto no tiene nada que ver con el espíritu de la trilogía original.

4º.- La obra desperdicia la oportunidad de hablar de los problemas de lo que sucede cuando la religión se relaciona demasiado con la política.

5º.- La película se adaptó para los que vieron la serie animada “Las guerras clon” de Genndy Tartakovsky (creador de las series “El laboratorio de Dexter”, “Las supernenas”, “Samurai Jack”, y del díptico “Hotel Transilvania”), pero una persona que no la haya seguido le importará muy poco que un villano de esa serie como es el General Grievous aparezca por aquí.

6º.- En general, las escenas de naves no han aguantado bien el paso del tiempo, porque en muy poco tiempo surgieron series anime que superaban en impacto y espectacularidad lo hecho en la trilogía de las precuelas. Incluso las nuevas entregas de “Star Trek” superaban en este aspecto a esta entrega, y eso que la primera de las que dirigió J.J. Abrams se estrenó en 2009. Teniendo en cuenta que “La venganza de los Sith” data de 2005, permitidme que os diga que, es este aspecto, la cinta de Lucas ha envejecido demasiado pronto. Pero profundizaré más sobre este apartado en mi reflexión final.

7º.- Hayden Christensen sólo es creíble cuando es uno de los héroes del filme. Pero, cuando se convierte en uno de los villanos, su actuación deja de serlo y, a partir de ahí, la película empieza a ir cuesta abajo, salvándose en pocos momentos.

8º.- Samuel L. Jackson y Christopher Lee están desaprovechados, y es una pena porque ambos son actores más que buenos. ¡¡ATENCIÓN: SPOILER!! Para que disfrutásemos mejor del segundo actor, quien debió haber muerto al comienzo del filme era Grievous y no el Conde Dooku. ¡¡FIN DE SPOILER!!

9º.- El doblaje que se hizo en España es realmente espantoso: El de “Batman begins” a su lado podía pasar por bueno, y eso que el de la película de Nolan no lo era tampoco.

10º.- El encuentro entre Kenobi y Grievous debió haber ocurrido mejor en Kashyyyk en lugar de Geonosis, porque el primer planeta es mucho más vistoso y atractivo que el segundo. Una pena que el mundo de Chewie salga tan poco.

11º.- La caracterización de Ian McDiarmid como el emperador desfigurado no es creíble debido al pésimo maquillaje.

12º.- El aspecto de Peter Mayhew como Chewbacca no es tan simpatico como el de otros episodios de “La guerra de las galaxias”.

13.- ¿Por qué los trajes de algunos soldados de la República Galáctica estaban realizados con ordenadores? ¿Tanto costaba crearlos en la vida real más que en el digital?

 

EL FALLO TONTO MÁS PERDONABLE: George Lucas no respeta el destino de Padme Amidala que se dijo en “El retorno del Jedi” (1983). ¡¡ATENCIÓN: SPOILER!! Si Padme muere tras el parto, ¿cómo es posible que Leia dijera en el episodio VI que recordaba que su auténtica madre estaba siempre muy triste y que murió joven? ¡¡FIN DE SPOILER!!

 

CONCLUSIÓN PERSONAL

Lo reconozco, las precuelas fueron una decepción total por varios detalles que molestaron mucho a los seguidores, entre algunas razones estuvieron las siguientes:

1º.- Quitarse pronto de en medio a Qui-Gon Jinn, interpretado por Liam Neeson, que era el personaje que más molaba de esta trilogía.
2º.- Infantilizar más todavía esta saga con un ser tan poco gracioso como Jar Jar Binks -cualquier compañero de aventuras de Jennifer Connelly en “Dentro del laberinto” era más gracioso que él-. 3º.- Narrar en “El ataque de los clones” la historia de amor más sosa y aburrida del mundo del Séptimo Arte. Incluso el romance que se vió en “Memorias de África” tenía más enjundia.
4º.- Los midiclorianos acabaron con el aspecto mágico y místico relacionado con la Fuerza.
5º.- Abusar demasiado del uso de los ordenadores.

De todas las precuelas que aparecieron, la única que me entretuvo fue ésta, pero eso no significa que sea una obra redonda, puesto que el interés de una película, ya sea de aventuras, de ciencia-ficción, de fantasía o de acción, depende de sus villanos también. El episodio III cuenta con tres villanos -el Conde Dooku, interpretado por Christopher Lee, aquí no cuenta por salir sólo al principio-: El general Grievous, Darth Sidious (Ian McDiarmid), y Darth Vader (Hayden Christensen). El primero es más que decente y está bien doblado, pero si no viste la serie animada “Star Wars: The Clone Wars” te dará igual. El segundo está genial, fabuloso. McDiarmid es un gran actor. Ojalá le contraten pronto para otra película para la gran pantalla, porque se lo merece. Desgraciadamente no puedo opinar lo mismo de Christensen, porque este chaval sólo es creíble mientras está interpretando al héroe, pero esa credibilidad se pierde cuando se convierte en uno de los malos del filme.

La música, la escenografía y los efectos especiales son excelentes, y las vestimentas son las menos horteras de toda esta trilogía.

Ewan McGregor sí trabajó muy bien su papel como Obi Wan, y lo mismo digo de la voz de Frank Oz para Yoda. Jimmy Smits (“La ley de Los Ángeles” y “NYPD Blue (1993)”) y Natalie Portman (“Cisne negro”) están medianamente aceptables. Lamentablemente, Christopher Lee y Samuel L. Jackson, buenos actores ambos, están muy desaprovechados. Ambos deberían haber salido más. Respecto a lo de Peter Mayhew como Chewie, sinceramente, me parece un desperdicio por no hacer nada destacable en toda la cinta salvo dar una idea de que, de no ser por Yoda, Obi Wan y Chewbacca jamás se habrían llegado a conocer.

Sin embargo, el episodio III sí funciona al tratar de demostrar lo que sucede cuando un gobierno republicano o democrático acaba haciendo pactos con terroristas y dictadores… que termina convirtiéndose en otra dictadura, y una frase que dijo Padme lo demuestra:

 

La frase de la película - 1

 

La frase de la película - 2

 

MI NOTA: 5’5/10.

 

De todas formas, sigue lejos de lo que se hizo en las más viejas. No la recomiendo a todo el mundo, porque si eres fan de Darth Vader, como lo eran algunos de mis amigos, acabarás defraudado. De todas formas, tras terminar la saga me dí cuenta de que, personalmente, preferiría respetar a George Lucas más por crear a Indiana Jones que por “Star wars”, aunque piense que él haya sido el cineasta de su generación que más daño ha hecho al mundo del cine.

Por cierto, después de ver esta película, tengo que expresar lo siguiente: Tengo la impresión de que Lucas no repasó bien lo que se narró en “El retorno del Jedi” al cometer un fallo de continuidad respecto a los recuerdos que Leia tenía de su madre, y me parece que no lo hizo porque siente vergüenza del resultado de los episodios IV-V-VI.

La próxima de la que hablaré será del episodio VI, “El retorno del Jedi”. Así, finalizaremos el repaso de las aventuras de la familia Skywalker según el “Orden Machete”. Y después, ofreceré mi reflexión sobre lo que nos ofreció hasta ahora la saga y, por último, se analizarán “El despertar de la Fuerza”, la nueva entrega que ha sido dirigida por J.J. Abrams, y “Rogue One”, en las que George Lucas no intervino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: