Reflexiones sobre George Lucas y la saga de ”La guerra de las galaxias”

 

star-wars-raul

 

[Artítulo actualizado el día 2/10/2017]

 

Aunque considero valioso lo conseguido en la trilogía original, no me ha convencido el desarrollo del universo de la familia Skywalker después de “El retorno del Jedi”, y lo poco salvable dista mucho de la calidad de los episodios IV, V, y VI.

Encuentro sentimientos encontrados con esta saga. Antes de la llegada del séptimo episodio, ésta resultaba entretenida en 3 o 4 películas, ¡¡¡pero en cuanto pasó a ser una compuesta de 6 la aborrecí soberanamente!!! Lo confieso: No aguantaría volver a ver entera “La amenaza fantasma” ni mucho menos “El ataque de los Clones”, porque sufriría como un condenado si volviera a hacerlo.

Con esto digo que el director debería haberse olvidado de retocar las primeras películas rodadas de “Star Wars” y, por supuesto, dirigir las precuelas con las ideas originales que tuvo entre “El imperio contraataca” y “El retorno del Jedi”, las cuales fueron mucho más interesantes que lo que terminó viendo el público. En el siguiente enlace hacia el sitio de la revista Cinemanía podréis consultarlas: http://cinemania.elmundo.es/noticias/yoda-no-es-un-jedi-asi-deberian-haber-sido-las-precuelas-de-star-wars/

Mucha gente creyó que “La guerra de las galaxias” pasó a la historia del cine por lo original que era cuando, realmente, la originalidad residía en la introducción de elementos del cine bélico de la II Guerra Mundial, de piratas, las leyendas artúricas, los samuráis, la simbología de la espiritualidad protestante y, desde luego, el mundo del cómic dentro de los entornos propios de la ciencia-ficción, aunque el desarrollo de las historias no tuviera nada que ver con ese género, sino con el fantástico. El problema que encuentro aquí es que, al parecer, la gente y muchos fans no se han dado cuenta de estos referentes.

 

prequel-posters

 

Otro problema es que mucha gente que defiende las precuelas lo hace porque piensa que es muy injusto que los fans de la trilogía original las consideren tontas porque aquella también lo era, y no es así. El tono tonto de las películas del periodo 1977-1983 se basaba en el aire ingenuo, despreocupado y aventurero, pero con la virtud de saber cuándo no ser todo eso y ser serio y terrorífico. El error de la etapa 1999-2005 consistió en:

1.- Tomarse todo en serio, quizás demasiado, fallando debido a la mala elección de parte del reparto, puesto que no estaba preparado para un trabajo como tal. Recordemos el pésimo trabajo que hizo Natalie Portman en “La amenaza fantasma”.

2.- El humor demasiado simplón que no casaba bien con la narración. A una película para toda la familia como fue el episodio I no le pegaba nada la adición de escenas en las que se hablara de política con un vocabulario demasiado técnico, puesto que los niños y, seguramente, muchos padres no se van a enterar de lo que se está hablando y, por lo tanto, se van a perder. Para que la gente se enterase bien de la trama política, se debió haber aclarado o explicado en algún diálogo lo que estaba sucediendo en el Senado Galáctico.

Habría sido mejor haber aprendido de un buen ejemplo de trama política dentro de un entorno de ciencia-ficción como fue “Star Trek VI: Aquel país desconocido”, ya que la misma sólo consistía en una intriga que incluía la demostración de la inocencia de unos sujetos a los que se les acusó del crimen que no cometieron contra unos políticos. Aquella fue fácil de seguir gracias a un lenguaje no demasiado formal, técnico y rebuscado.

3.- El otro problema de las precuelas fue la historia de amor entre Anakin y Padme, puesto que ninguno de esos dos personajes llegan a ser interesantes. El primero es un caprichoso gilipollas más interesado en tener todo lo que le dé la gana, llevándole la contraria al maestro Obi-Wan cuando puede y, para muchos, echado a perder por la elección de Hayden Christensen en el rol, quien no supo aportar un ápice de carisma a su personaje. Padme es un personaje no tan inteligente, puesto que es demasiado inmadura e indulgente para ser de familia de buena posición -sus padres eran políticos-. Resulta difícil de creer que ella perdone a Anakin el asesinato de toda una tribu de Moradores de las Arenas que torturaron a su madre en “El ataque de los clones”, incluyendo mujeres y niños, y que ella siga enamorada de él.

 

La frase más patética del Episodio II

 

Tras lo dicho anteriormente, muchos deberían tener en cuenta porqué a mucha gente joven ya no les llamara la atención esta saga: Con un error de casting así y un tratamiento de personajes tan insulso, Darth Vader ha dejado de ser un personaje atractivo, ya que parte de la gracia del mismo era el misterio que rodeaba a su pasado. Por culpa de la existencia de las precuelas, ese encanto se esfumó por completo.

Lo que hizo Lucas con Vader es lo mismo que podría haber ocurrido si Christopher Nolan hubiese rodado una película intermedia entre “Batman begins” y “El caballero oscuro” para narrar los orígenes del Joker y, por desgracia, le hubiera descrito como un inmaduro, gilipollas y caprichoso joven delincuente que siempre le llevase la contraria a todos lo que le rodeaban, incluyendo a sus compañeros de banda y hasta a su propia chica, si es que alguna vez la tuvo… ¿o lo que el villano le dijo a Rachel en “The dark knight” no era cierto? Nunca sabremos si esa historia era verdad o inventada, puesto que Nolan nunca quiso narrar los orígenes de ese criminal. Mejor que haya sido así, puesto que gran parte del horror, encanto e interés hacia este personaje residía en el misterio que lo rodeaba, lo que significaba tener todo el rato dudas sobre qué aspectos sobre él eran realidad o pura invención.

Los que hayan seguido las aventuras de Batman comprenderán de lo que estoy hablando y, por lo tanto, entenderán las razones por las que creo que las precuelas de “Star Wars” (1999-2005) hicieron más daño que bien a Darth Vader y a la saga en general.

4.- Muchas tomas de efectos visuales generadas por ordenador no envejecieron bien.

Simon Pegg, estupendo cómico y actor, y fan de “Star Wars”, declaró que no sólo detestó la evolución de la saga, sino que odió las precuelas y a la generación de fans que las aprecian:

No tengo ningún respeto por cualquiera que piense que esas películas son buenas. No lo son. Son una mala interpretación monumental de lo que las tres películas (originales) eran. Es un ejercicio infanticida total. Como si George Lucas asesinara a su hijo.”

FUENTE: http://blogdesuperheroes.es/cine-imagenes-tras-las-camaras-de-star-wars-el-despertar-de-la-fuerza-abrams-habla-de-la-pelicula-y-del-episodio-viii-y-simon-pegg-alaba-la-pelicula-y-critica-los-episodios-i-iii-y-iii

Esta declaración refleja a la perfección la realidad que mucha gente ha vivido, y también en lo que todo esto se ha convertido: En un producto para adolescentes infantilizados y descerebrados, sin habilidades sociales, cerrados en sí mismos, y que no saben reconocer los referentes cinematográficos y culturales que inspiraron realmente “La guerra de las galaxias”.

Tal vez los episodios I, II y III recaudaran dinero, pero tengamos en cuenta tres factores:

1.- El precio de las entradas de aquella época era más caro que en el periodo 1977-1983.

2.- Las precuelas contaron con mayor presupuesto y… ¡Qué curioso! De todas ellas, “La amenaza fantasma” fue la que mayores beneficios económicos dio a sus responsables y a Fox.

3.- Aun así, el número de entradas vendidas para ver las entregas desde 1999 hasta 2005 fue muy inferior comparado con la IV, V y VI.

Cuando analizamos la siguiente gráfica de recaudación, podemos ver que la trilogía precuela fue muchísimo menos exitosa financieramente que la trilogía original. Aunque parezca mentira, Lucas perdió dinero con ellas por acercarlas más a sus ideas. Además, el merchandising de la trilogía de las precuelas no se vendió tan bien en las jugueterías como se esperaba.

 

Box Office History for Star Wars Movies

 

FUENTES:

http://www.rankia.com/blog/comstar/1792001-5-maneras-arruinar-star-wars

http://www.the-numbers.com/movies/franchise/Star-Wars#tab=summary

En el mismo post donde encontré esta gráfica encontré algo que a mí me chocó enormemente: Según la web http://savestarwars.com/, cuando un fan preguntó educadamente a Lucas en una sesión de “conocer y saludar” porqué no lanzó las versiones originales, éste rodó sus ojos y dijo: “Creced. Éstas son mis películas.”

Si actualmente Lucas hace cosas para niños y, encima, después les pide que maduren está matando su mercado, porque los ofendidos serán los padres de los niños a los que se dirige. Los padres son los que tienen el poder de compra, no los niños. Y los coleccionistas adultos no son compradores casuales, sino que son coleccionistas.

Para colmo, en cuanto apareció la nueva generación de películas de “Star Trek”, dirigidas las dos primeras entregas por un fan de “Star Wars” como es J.J. Abrams, la trilogía “El caballero oscuro” de Christopher Nolan y, desde luego, la irrupción de las películas de Marvel Studios, muchas de las cuales eran tontas e inocentes, pero que interesaron gracias a sus personajes y a los actores que los interpretaban, nadie se volvió a acordar de la creación del cineasta de Modesto hasta que éste vendió su productora Lucasfilm Ltd. a Disney por 3.125 millones de euros y, de paso, una nueva trilogía fue anunciada.

 

George Lucas nunca fue Stan Lee, ni será un gran cineasta

 

Otro punto que me quedó claro es que, por mucha imaginación visual que Lucas poseyera, él no era un cineasta simultáneamente inteligente y arriesgado. Yo le consideraba alguien capaz de hacer más cosas además de cine fantástico, pero George prefirió el camino fácil y ganarse la vida explotando las aventuras de la familia Skywalker cuando su mayor momento creativo ya había pasado. Es más, si por algo pasó a la historia del cine la discutible adaptación de “El señor de los anillos” fue, desde luego, por haber contado con actores más carismáticos y con escenas de batalla más espectaculares que las que se ofrecieron en los episodios I, II, y III de “La guerra de las galaxias”. Es decir, lo que Lucas y los suyos imaginaban en esa época ya no sorprendía tanto a los aficionados al Séptimo Arte de aquella época.

Por lo tanto, habría sido mejor que el director californiano hubiese contado con algún cineasta amigo suyo o alguna joven promesa en la dirección para sorprender de verdad a las nuevas generaciones. Lo malo es que él sí quiso contar con ello, pero todo el mundo le dijo que no había nadie mejor para hacerlas que él mismo. ¡Tierra trágame! ¡Qué gran daño pueden hacer a veces los malos consejos! Lucas debería haber insistido en sus primeras ideas y haber hecho como Stan Lee con sus creaciones en Marvel Comics. Por ejemplo, él realizó los guiones de la colección “The amazing Spider-man” hasta el número 100 y, si la intención era que varias generaciones crecieran con ella, lo más idóneo sería que los lectores no se acostumbrasen a su estilo de narración, sino que ellos se adaptaran a la idea de que otros privilegiados pudieran continuar lo que Stan inició.

Para más INRI, a muchos de los que disfrutaron de las precuelas no les interesaron en absoluto las anteriores y, teniendo en cuenta que la trilogía original era necesaria para conocer el desenlace de lo narrado desde el I al III, no hace más que evidenciar la falta de cálculo del cineasta californiano.

En lugar de las precuelas, debió haber sido más atractiva la idea de haber rodado la historia de otros Jedis que no tuvieran ninguna relación con los Skywalker. Yo jugué al “Rebel assault II” y a los dos primeros “Dark forces”, y admito que con los protagonistas de esos videojuegos se podría haber hecho una saga más novedosa y entretenida. De haber sido así, imaginaos lo que podríamos haber visto de “Caballeros de la Antigua República” (“Knights of the Old Republic”) en el cine. Vi algunos vídeos de este último cuando mi hermano lo jugaba en el ordenador, y os aseguro que fue realmente espectacular en su época.

Último problema que encontré con esta saga: Los nuevos fans que generaron las precuelas son más gilipollas y psicópatas que los que amaron la trilogía original. Si no me creen, echen un vistazo a la siguiente imagen y al vídeo de Gustavo Biosca, alias El Cómico Suicida, en una convención de fans de “Star Wars”.

 

 

LOS WARSIES

Los Warsies

 

 

 

CONSECUENCIAS FATALES

 

Por las razones que he expuesto anteriormente, unos cuantos seguidores descontentos con el cineasta nacido en Modesto hicieron un documental: “The people versus George Lucas” (“La gente contra George Lucas”). En el mismo aparecieron entrevistados, entre otros, el productor de la película original Gary Kurtz -también lo fue de “El imperio contraataca”-, y David Prowse -actor que encarnó a Vader entre 1977 y 1983-. Ambos demostraron su descontento: El primero con los cambios que se hicieron desde 1997 para el episodio IV, y el segundo con la evolución de la saga a partir de “El retorno del Jedi”. Pero hubo más gente que intervino en las películas clásicas que demostraron lo mismo que ellos respecto al rumbo que la saga había tomado.

Comprendo el descontento de esos responsables y de esos fans. Seguramente, con el paso del tiempo, otras sagas como “007: James Bond”, “RoboCop”, “Alien”, “Batman”, “Regreso al futuro” y “Star Trek” acabaron siendo también parte de sus vidas, y ellos esperaban que la creación del californiano se reinventara con el mismo éxito que sí tuvieron la mayoría de ellas. Desgraciadamente, la realidad demostró que no fue así, y George Lucas, quien era considerado un genio como Martin Scorsese, Steven Spielberg y Francis Coppola, resultó no ser el gran cineasta que la gente pensó que era, pero sí hay que ser humildes y reconocer que, desde un punto de vista tecnológico, fue todo un visionario. Ojalá lo hubiera sido también como narrador.

 

 

 

Francis Ford Coppola y George Lucas

Francis Ford Coppola con George Lucas

 

 

Antes del estreno del episodio VII, a Coppola le hicieron una entrevista para la revista “Vanity fair”, y él reconoció lo siguiente:

“George [Lucas] es una especie de genio. Pero creo que es una pena que una franquicia lo absorbiera tanto. Espero que George no se ofenda, pero lo cierto es que Star Wars nos costó unas diez películas suyas que podrían haber sido maravillosas”.

 

Un detalle que aclarar sobre el “Orden Machete”

 

La intención es buena, pero no todo lo que se propuso con éste se consigue. Aunque nos ahorrásemos el episodio I y la explicación de los midiclorianos que se ofreció en el mismo, éstos volvieron a ser nombrados en el III. Pero peor fue el bajón que uno sufre al ver un bodrio como “El ataque de los clones” tras una obra tan sublime como lo fue “El imperio contraataca”.

Por eso prefiero mi propio orden de visionado: “El Orden Machete-Vinny”. La respuesta es bien sencilla: IV, V, la serie “Star Wars: Clone Wars” de Genndy Tartakovsky, III, “Rogue One” y VI. El resto a la basura.

Si pensáis que mi texto fue largo, esperad a leer el que publicaron en el sitio “El diario de Venusville” dedicado a las precuelas, porque éste sí que es largo y, además, las pusieron a parir:
http://www.diariodevenusville.com/star-wars-episodios-i-ii-iii-reportaje-george-lucas/

¿Y qué hay de “El despertar de la Fuerza” y “Rogue One”? Eso lo sabréis en mis siguientes artículos.

Pero antes de despedirme, quiero quitaros el mal rollo con el siguiente vídeo: Un avance de la trilogía clásica realizada por un Youtuber utilizando el ritmo y la música del tráiler final del episodio VII. Espero que lo disfrutéis. Por favor, no os vayáis sin comentar.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: