Archivo para 1995

¿En serio fue tan malo el trabajo que Joel Schumacher hizo con Batman? (Parte 1)

Posted in Acción, Cómic, Ciencia-ficción, Cine, Críticas, DC, Fantasía, Humor, Tráilers, Vídeos, Warner Bros. with tags , , , , , , , , , , , , , , , , on junio 28, 2018 by Vinny

Bat-señal

 

El año pasado se cumplieron 20 años del estreno de la película “Batman y Robin”, entrega que fue un auténtico fracaso. En el último artículo dedicado a la “Liga de la Justicia”, se dijo que los ejecutivos de Warner Bros. siguen sin aprender la lección que se supondría que deberían haber aprendido con el fracaso de sustituir a Tim Burton por Joel Schumacher para dirigir películas de Batman, y eso que, cuando “Liga de la Justicia” llegó a la pantalla grande, ya habían pasado veinte años desde que aquella obra arruinara la saga.

Pero antes de que el público viera la primera reunión de héroes de DC en las salas, aparecieron una serie de artículos relacionados con la última aventura del Caballero Oscuro y sus amigos durante los años 90. Cualquiera que haya echado un vistazo al artículo publicado en “Xataca”, en el que John Tones repasaba toda película y serie relacionada con Batman, se habrá hecho la siguiente pregunta: ¿En serio fue tan malo el trabajo que Joel Schumacher hizo con Batman?

 

1995 Todos los clientes de la invención de Nygma

Todos los clientes que compraron la invención de Edward Nygma, alias “El Enigma”.

 

Tras su lectura, todo el mundo se llevará una sorpresa: Tones reivindicaba el trabajo que Joel Schumacher, autor de cintas más que interesantes como “Jóvenes ocultos” y “El cliente”, hizo con el cruzado encapotado, y lo hizo entre otras razones por dos motivos:

 

1º.- Él consideraba que las escenas de lucha eran más convincentes que las que Tim Burton rodó en sus películas del murciélago.
2º.- Reivindicó a Val Kilmer por considerarlo mejor Bruce Wayne que Michael Keaton.

 

1995 Vuelven los planos holandeses

Vuelven los planos holandeses.

 

3º.- Tanto “Batman forever” como “Batman y Robin” fueron utilizados para homenajear a la serie de TV que en los años 60 protagonizaron Adam West y Burt Ward. Por lo tanto, los detalles tontos relacionados con los personajes no pretendían ser ofensivos, sino buscar la increíble inocencia que caracterizaba a los mismos en aquella serie. Además, hasta se rescataron los planos holandeses.

Incluso John Tones expuso en un post de “Blog de cine” varias razones por las que él reivindicó “Batman y Robin”.

Teniendo en cuenta las cintas firmadas por Mel Brooks -“La loca historia del mundo”, “Sillas de montar calientes”- y los hermanos Abrahams y David Zucker -“Aterriza como puedas”, y la trilogía “Agárralo como puedas”-, se analizará desde esta perspectiva el Batman de Kilmer y de Clooney.

 

Crítica de “Batman forever” (Joel Schumacher, 1995): El caballero oscuro de Val Kilmer

 

 

 

De regalo, dejo un fan tráiler montado por el youtuber Sam Ibrahim con música compuesta por Daft Punk para “Tron legacy”.

 

 

“Adivina esto, Fred. ¿Qué es todo para alguien y nada para todos los demás? Tu mente, guapo. ¡Ahora la mía funciona con el poder de la tuya! Estoy absorbiendo tu cociente intelectual. Aspirando tu corteza cerebral. Alimentándome de tu cerebro.”

Edward Nygma (Jim Carrey)

 

Aunque parezca mentira, las palabras de Nygma terminarán reflejando lo que uno sentirá tras ver esta tercera parte, puesto que el guionista Akiva Goldsman estropeó un guion que originalmente escribieron Lee Batchler y Janet Scott Batchler, los cuales eran los guionistas que Tim Burton contrató para dicha película.

¿Cómo arruinó el resultado? Convirtiendo el rol de Carrey en un personaje insoportable y desagradable -aunque en algunas ocasiones sus acciones sí tienen gracia-, y el Dos Caras de Tommy Lee Jones en un villano infantiloide que se vuelve estúpido en la segunda mitad de la película. En otras palabras: Sin villanos con una medida inteligencia este tipo de películas pierden su gracia, y mucho menos cuando las escenas graciosas a veces duran tanto que dejan de ser divertidas y, por lo tanto, terminan cabreándote.

 

1995 Las voces originales de Jim Carrey y Tommy Lee Jones son más soportables que las de sus dobladores

Las voces originales de Jim Carrey y Tommy Lee Jones son más soportables que las de sus dobladores.

 

Además, el maquillaje de estos actores es horrible. ¿Por qué la gente se quejó por la caracterización del Pingüino en “Batman vuelve”, si la del Dos Caras de Tommy Lee Jones es más desagradable todavía? Para colmo, el lado deformado de Harvey Dent es una pésima imitación del Joker de Jack Nicholson. Respecto a la de Carrey también llega a ser muchas veces un desastre, porque resulta excesivamente gay. Las viñetas recogieron mejores versiones de ambos villanos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Val Kilmer como Bruce Wayne.

 

Por cierto, Val Kilmer es mejor Bruce Wayne que Michael Keaton, pero es peor Batman, porque el traje negro no le sienta nada bien, y su mirada no encaja con ese lado del personaje. Sin embargo, el nuevo traje que el actor viste durante el tercer acto de la cinta encaja mejor con el actor de “Top secret” y “Top gun”. Una lástima que no aparezca más tiempo con él en pantalla. De todas formas, la voz original de Kilmer para el caballero oscuro sí convence.

 

1995 Nicole Kidman

Nicole Kidman es Chase Meridian, la chica de Bruce Wayne en esta entrega.

 

También es triste ver cómo Nicole Kidman, excelente y bellísima actriz, tiene un rol reducido aquí a mujer florero. Según dicen los que leyeron la primera versión del guion, su personaje tenía mayor desarrollo, profundidad e interés.

Las primeras escenas de acción sí funcionan, aunque el montaje de las mismas tiene el problema de que algunos planos son tan cortos que no te enteras de lo que sucede -fallo que Christopher Nolan también cometió en “Batman begins”-. A medida que avanza la obra, las que suceden son cada vez más inocentes y tontas que la anterior. Las que sí funcionan son aquellas en las que el murciélago supera las trampas que encuentra en su camino.

Respecto a Chris O’Donnell resulta incomprensible que su actuación sea calificada como sosa. Cuando se visiona “Forever” sin doblar, se comprueba que él ofrece una de las pocas actuaciones salvables de la obra. Dentro de las reglas establecidas, su rol tiene algo más de profundidad que el resto de personajes. El único inconveniente era que O’Donnell era demasiado mayor para ser Robin. Chris debió haber interpretado en su lugar a Nightwing, que en los cómics era el rol que Dick Grayson, el primer Chico Maravilla, asumió cuando decidió separarse de Batman.

¿Por qué no se contrató a Brad Renfo para interpretar al compañero del justiciero? Este actor trabajó con Joel Schumacher en “El cliente”, emocionó y cayó bien al espectador, y podría haber sido un Robin perfecto.

Quienes entregan las mejores interpretaciones son Michael Gough con su Alfred Pennyworth, donde entrega su lado más simpático y cómico, y Pat Hingle como el Comisario Gordon, pero éste está terriblemente reducido a un rol excesivamente secundario.

El diseño de escenarios es excelente, pero su estética es arruinada muchas veces por el pésimo trabajo de iluminación psicodélica y fluorescente que invade los planos de la película. Esto acaba incluso estropeando el trabajo del director de fotografía Stephen Goldblatt, profesional que trabajó en obras más que estimables como “El príncipe de las mareas” y “Closer”.
FUENTE: http://www.allmovie.com/artist/stephen-goldblatt-p91889

Respecto a la música, hubiese sido más preferible la labor de Shirley Walker y la de Danny Elfman en lugar de la ofrecida por Elliot Goldenthal, puesto que el resultado final aquí resulta en ocasiones demasiado ruidosa y en otras más propia de dibujos animados.

Felicitaciones a H.R. Giger, el creador de la criatura xenomorfo de “Alien, el octavo pasajero” (Ridley Scott, 1978), por diseñar un Bat-móvil realmente espectacular. Dicho vehículo merecía estar en cualquiera de las dos anteriores entregas de esta saga.

El diseño de producción de los gadgets y de los trajes de los héroes también es más que digno. Lo peor son los bat-pezones del traje negro de Kilmer y de Chris O’Donnell, pero este detalle es una nimiedad. Sin embargo, el de los trajes de los villanos sí que es más grave, ya que vistos hoy la mayoría resultan demasiado horteras.

 

LO MEJOR

 

1º.- Val Kilmer es un buen Bruce Wayne, y el nuevo traje azul del Hombre Murciélago le sienta mejor que el negro.

 

1995 Chris O'Donnell como Dick Grayson-Robin

 

2º.- Chris O’Donnell como Dick Grayson/Robin.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

3º.- El Bat-móvil, la bat-lancha, y el bat-wing diseñados por H.R. Giger.

4º.- El diseño de escenarios.

5º.- Las escenas de acción de la primera mitad de la película, aunque el montaje de las mismas sea de vez en cuando un poco desastroso, porque no es fácil saber lo que se narra en los planos.

6º.- El diseño de los gadgets.

7º.- Las canciones del terreno pop-rock que componen la banda sonora de la obra.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

8º.- Michael Gough como Alfred Pennyworth.

 

EN TÉRMINO MEDIO

 

1º.- Nicole Kidman: Su personaje podría haber dado más de sí.

2º.- Pat Hingle como el comisario Gordon: es un profesional más que solvente, pero sale excesivamente poco.

 

LO PEOR

 

1º.- Las escenas graciosas a veces son tan largas que terminan cabreando más que ofrecer momentos hilarantes.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

2º.- El gran afectado de este problema es Jim Carrey, puesto que termina acabando con la paciencia del espectador. También se debería añadir que la estética excesivamente gay de las caracterizaciones de los personajes perjudica tanto a héroes como villanos.

 

3º.- La actuación de Tommy Lee Jones es demasiado infantiloide durante la segunda mitad del filme.

 

4º.- Si la intención era rescatar el espíritu de la serie “Batman” de los 60, ¿por qué Val Kilmer no hace alguna gracia de vez en cuando? Adam West entregó un justiciero fantasmón y socarrón y, sin embargo, funcionaba porque la serie en la que participó era más una parodia que algo serio. Teniendo en cuenta que Kilmer trabajó con los hermanos Zucker y Jim Abrahams en “Top secret”, es un delito que su papel no fuera serio y divertido a la vez.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

5º.- La mezcla entre el estilo psicodélico y el de Tim Burton resulta grotesco e indigesto.

 

6º.- El pésimo trabajo de iluminación destroza la estética de la película: El apartado artístico en este apartado es tan malo que en varias ocasiones hacen indigesto su visionado.

 

1995 El traje negro del murciélago no le sienta tan bien a Kilmer

El traje negro del murciélago no le sienta tan bien a Kilmer.

 

7º.- Val Kilmer no resulta creíble con el traje negro del murciélago.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Hubiese sido mejor que él llevase el otro durante más tiempo, el cual no tiene los pezones en el pecho.

 

1995 Qué hace una banda con esos instrumentos si suena música clásica

Si suena música clásica, ¿por qué aparece una banda tocando esos instrumentos?

 

7º.- La partitura de Elliot Goldenthal no alcanza la novedad y la asombrosa calidad de Danny Elfman y Shirley Walker.

 

8º.- Spice (Debi Mazar) y Sugar (Drew Barrymore) son personajes para mujeres florero: No aportan nada importante para el desarrollo de la trama.

 

9º.- Se nota demasiado que los responsables de la presente entrega y de la siguiente no vieron ninguna de las anteriores: Fue a partir de “Forever” que la saga se volvió demasiado infantil.

 

1995 A qué viene el plano del Bat-trasero

 

10º.- Los bat-pezones y el bat-trasero del traje negro del Caballero Oscuro y de Robin.

 

1995 Puede que Kilmer no sea un buen Batman, pero su voz para él es más que decente

 

11º.- El doblaje al castellano es más malo que matar a un padre: Hace más horrible la experiencia de ver la película. Como se dijo antes, las voces de Jim Carrey y Tommy Lee Jones son más soportables en versión original.

 

1995 Plano casi imperceptible cuando Batman dispara a un delincuente

Este plano, que es casi imperceptible durante el visionado de la cinta, tiene lugar cuando Batman dispara a un delincuente.

 

12º.- El montaje de algunas escenas de acción es bastante mejorable: Algunos planos duran tan poco que es imposible enterarse de lo que se pretende narrar en ellos.

 

1995 Una lástima que esta escena se acortó en VHS y DVD

Una lástima que esta escena se acortó en VHS y DVD. El Enigma terminaba propinándole una paliza al policía con su bastón. Recuerdo que, durante mi visionado de “Batman forever” en un cine en el año de su estreno, todo el público se rio con ésta en particular.

 

13º.- Existen algunas escenas divertidas que sólo existieron en la versión cinematográfica pero que, por desgracia, acabaron eliminadas de la versión doméstica. Muy mal por parte de Warner Brothers, porque esas eran las más graciosas de la película.

 

FALLO DE CONTINUIDAD

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

GAZAPOS

 

1995 Gazapo I - El malo no recibe el puñetazo de Batman y se cae

 

El malo no recibe el puñetazo de Batman y se cae.

 

1995 Gazapo II Este rostro de Robin haciendo un esfuerzo por salvar a Batman resulta muy gay

 

Este rostro de Robin haciendo un esfuerzo por salvar a Batman resulta muy gay.

Y EL FALLO MÁS GRAVE DE LA TERCERA ENTREGA

 

 

En el guion original ocurre que al recibir Bruce Wayne un disparo de la pistola de Dos Caras en la cabeza, el primero perdió parte de su memoria y olvida así que alguna vez fue el Cruzado Encapotado. Para que él lo recuerde, Alfred le conduce a la cueva que está debajo de la Bat-cueva. Cuando nuestro héroe se adentra en ella, se descubre que fue allí donde él cayó cuando era niño con el diario. Wayne encuentra el mismo en el suelo y lee algo revelador: En el último día que escribió, el pequeño Bruce aseguró que insistió a sus padres a ir al cine. El detalle revelador que le libera de la sensación de culpa es que él no quería ver “La marca del Zorro” en la pantalla grande, sino los dibujos animados. La idea de ver aquella película había sido de sus padres. “No es mi culpa” se dice a sí mismo tras leer aquello.

Es en ese momento cuando tiene una visión: un murciélago que se vuelve gigante y aterriza delante de él, pero éste no huye, le acaricia e imita su posición aterradora. Al salir de la cueva, el mayordomo le pregunta: “Maestro Bruce, ¿qué le ocurre?”. Wayne le contesta: “Soy Batman, Alfred. Soy Batman”.

Esto no parecía importante en principio, pero en realidad daba total sentido a las palabras que Batman le dirige a El Enigma al final de la película: “Pobre Edward. Debía salvarles a los dos. Veras, soy Bruce Wayne y también Batman, no porque tenga que serlos. Ahora es porque elijo serlos.”

Y es por eso que la tercera parte se llama “Batman forever” (“Batman para siempre”).

 

LA MEJOR FRASE DE LA PELÍCULA

“Broken wings mend in time. One day robin will fly again. I promise.”

“Las alas rotas se reparan con el tiempo. Un día el petirrojo volará de nuevo. Lo prometo.”

Alfred Pennyworth (Michael Gough)

 

CONCLUSIÓN

 

Después de repasar toda la saga del Hombre Murciélago de 1989-1997, se debería darle la razón a uno de los críticos de Blog de Cine: De todas las cuatro entregas que se rodaron en ese periodo, “Batman forever” es la más aburrida de todas. Muchas escenas cómicas dan más vergüenza que risa, ya que al ser estiradas como un chicle más de lo debido llegan a ser irritantes.

Respecto a Jim Carrey, cabría decir que hizo lo mismo que ofreció en “La máscara”, pero en ésta sus muecas y excentricidades sólo hacían acto de presencia cuando el protagonista se ponía la máscara azteca que le convertía en otra persona, y cualquiera que recuerde aquella película sabe que el actor no la llevaba tanto tiempo como nos esperábamos. Por eso en su momento los espectadores pensaron en su momento que aquel héroe debió haber aparecido más tiempo, porque aquel alter ego resultaba muy divertido.

Pero, tras revisar “Batman forever”, la gente terminó cambiando de opinión: Uno de los aciertos y parte del éxito de “La Máscara” fue que, al no aparecer el héroe tanto tiempo en pantalla, el público no terminaba agotado y aburrido con las muecas y exageraciones del actor canadiense.

Por desgracia, ocurre el caso contrario en la obra dirigida por Joel Schumacher. Esto, unido con las tonterías de Tommy Lee Jones en plan teletubbie, terminan por desafiar la paciencia del espectador. Cuando los villanos desaparecen del plano, cualquiera terminará sintiéndose aliviado por lo tortuoso que acabó siendo el camino hasta el final.

El primer problema desde mi punto de vista fue que los responsables de esta entrega no habían visto “Batman” ni “Batman vuelve”, y eso habría sido importante para que mejoraran los resultados artísticos y narrativos del producto, porque así el productor Peter MacGregor-Scott y el director Joel Schumacher habrían comprendido mejor las razones por las que la primera gustó tanto y la segunda dividió tanto a los espectadores.

El segundo problema fue que tampoco repasaron las que fueron en su momento las obras cumbre del cine superheroico: La saga de “Superman” interpretada por Christopher Reeve y Margot Kidder, el “Dick Tracy” de Warren Beatty, y por supuesto el primer Batman que dirigió Tim Burton. De hecho, cualquiera de esas cintas ha acabado aguantando bastante mejor el paso del tiempo que ésta.

El tercero es que Tim Burton no supo escoger al director más idóneo para continuar esta saga. Éste escogió a Joel porque quedó convencido con el trabajo que éste hizo con “Jóvenes ocultos”. Pero el autor de “El cliente” no fue consciente de que lo que funcionó en la época de los 60 no significa que también funcionase con el público de los años 90. Este error fue grave y acabaría afectando a “Batman y Robin”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

No hace mucho leí en Sensacine dos opiniones de dos usuarios que pusieron a caldo “Forever” con mucha razón. A ambos les pareció vergonzoso el resultado final, y la película no merecía la pena ni para verla con niños acompañados.

En la web Blog de Cine, el mismo crítico reconoció que incluso las críticas vertidas contra “Batman y Robin” eran excesivas y exageradamente destructivas, porque verdaderamente aquella cuarta entrega era casi tan aburrida como “Batman forever”. Pero un servidor se atrevió a ver este último capítulo de esta primera saga y, sin llegar a estar convencido con el mismo, me divertí mucho más porque la vi en versión original con subtítulos en castellano. Al ser uno bastante entendido en el idioma de Shakespeare y, además, haber disfrutado de la serie paródica “Batman” de 1966-68, además de cintas como “Top secret”, los dípticos “Aterriza como puedas” y “Hot shots”, y la trilogía “Agárralo como puedas”, lo cierto es que le cogí la gracia a los chistes que soltaban los actores. Unos eran buenos, pero otros eran bastante malos.

Pero esto ya será otro capítulo…

 

NOTA DESDE EL PUNTO DE VISTA DE SPOOF MOVIE: 3/10

 

¿ES LA MISMA QUE SE MERECE DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ARTÍSTICO? No. La nota que recibiría es un 2/10, porque actualmente resulta aburrida de ver. Personalmente, si la volviera a repasar, os aseguro que me saltaría varias escenas.

 

CRÍTICA TOTALMENTE NEGATIVA QUE CASI COINCIDE CON LA MÍA

 

‘Batman Forever’ – El punto más bajo del murciélago

1.- https:/cinefagos.wordpress.com/2015/11/23/batman-forever-el-punto-mas-bajo-del-murcielago/

2.- http://es.globedia.com/batman-forever-punto-murcielago

 

Sólo añadir que al lado de “Batman forever”…

 

1.- … “DareDevil”, “Iron-man 3” y “Star wars: La amenaza fantasma” eran buenas.

2.- … “Superman III”, “Superman returns”, la versión extendida de “Batman v Superman”, y la “Liga de la Justicia” fueron obras maestras.

 

Con eso todo está dicho.

 

Los derechos de copyright de las imágenes que acompañaron a esta crítica pertenecen a Warner Bros. Pictures.

Anuncios